Vulture

Blog de Cultura y Actualidad.

Diferencia entre teoría e hipótesis

Teoría e hipótesis son términos de conceptos muy diferentes, pero que suelen confundirse como palabras del mismo significado.

¿Has escuchado alguna vez una de las siguientes frases?

«No creo en esa teoría tuya».

«Esa hipótesis tuya es defectuosa».

«Esa teoría tuya es interesante».

Todos ellos tratan la hipótesis y la teoría como una opinión o punto de vista sobre algo.

Sin embargo, las meras opiniones no representan la verdad para la ciencia. Para encontrar explicaciones razonadas al funcionamiento de la naturaleza, hay que seguir una serie de pasos que constituyen el llamado método científico. Y son precisamente los conceptos de teoría e hipótesis los que forman parte de este método.

Pero antes de ver la diferencia entre teoría e hipótesis, tenemos que definir qué es una ley para la ciencia.

¿Qué es una ley?

Una ley es la generalización de un conjunto de observaciones, sin que se hayan encontrado excepciones a esas observaciones.

Consideremos las leyes del movimiento de Newton: la tercera de ellas, conocida como Ley de Acción y Reacción, establece que para una fuerza aplicada por el cuerpo A sobre el cuerpo B, una fuerza de la misma intensidad, misma dirección y en sentido contrario es aplicada por el cuerpo B sobre el cuerpo A.

Esto explica lo que ocurre (la interacción entre cuerpos que se aplican fuerzas entre sí), pero no describe cómo/por qué se produce una fuerza de reacción para cada fuerza de acción.

¿Cuál es la diferencia entre teoría e hipótesis?

Las hipótesis son conjeturas, especulaciones, predicciones sobre un determinado fenómeno de la naturaleza y su comportamiento. Las hipótesis deben probarse, lo que suele hacerse mediante experimentos.

Las teorías son explicaciones bien fundamentadas para describir los acontecimientos que se producen en la naturaleza. Se trata de hipótesis que ya han sido probadas a fondo, hechos y leyes.

Una teoría puede parecer una explicación definitiva, pero puede ser derribada con el paso de los años.

Sigue este ejemplo.

Aristóteles (384 a.C.-322 a.C.) defendió la teoría de la generación espontánea, basándose en ideas ya aceptadas como verdad por otros pensadores.

La generación espontánea, también conocida como abiogénesis (no confundir con la abiogénesis, que se refiere a la hipótesis del origen de la vida en la Tierra), consistía en explicar la aparición de seres vivos a partir de materia inanimada. Sería como si las larvas se generaran a partir del cadáver de un animal muerto o los ratones surgieran de una toalla húmeda que se dejara con restos de comida en una habitación oscura.

Hoy, esto no tiene sentido para nosotros porque sabemos que los seres surgen de otros seres. Sin embargo, durante mucho tiempo esta fue la teoría dominante.

Un tiempo muy largo, sin duda. Varios siglos después de Aristóteles, los científicos que desconfiaban de la teoría de la generación espontánea, como Louis Pasteur, formularon la hipótesis de que los seres vivos se forman a partir de otros seres vivos (biogénesis). Mediante experimentos, se demostró que los seres vivos no surgen al azar y necesitan reproducirse para dar lugar a otros seres vivos.

Con los trabajos y descubrimientos de varios científicos, la hipótesis de la biogénesis se elevó a teoría, ya que se demostró que era correcta y derribó la teoría de la generación espontánea.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies